Matilde Duch Canals

Veterinario Coleg. 1191 (Barcelona)

(+34) 606 940 274

matildeduch@gmail.com

 

Miembro con Certificación Avanzada de la IAED

(International Association of Equine Dentistry)

  

¿Por qué los caballos necesitan dentista?

 

1.  Porque en condiciones naturales mastican hierba hasta 16 horas diarias.

     Los caballos arrancan la hierba del suelo con los dientes incisivos y luego la trituran con las tablas  molares. Actualmente, la mayoría  vive en cuadras o en cercados sin pasto natural. Reciben alimento dos o tres veces al día y su dieta esta constituida por una alta proporción de granos o piensos compuestos, así que actualmente mastican muchas menos horas y no desgastan correctamente la dentadura.

 

2.  Porque sus dientes continúan creciendo (erupcionando) para compensar el desgaste ocasionado por la masticación intensiva.

La longitud de los molares de los caballos va disminuyendo a medida que avanza su edad

     Las piezas dentarias se desgastan por frotamiento entre ellas. Para compensar este desgaste, los caballos disponen de unos dientes muy largos (hipsodontos) situados en profundos alvéolos dentales, que van erupcionando a razón de unos 3 milímetros al año.
     Para poder cumplir su tarea de una forma adecuada, los premolares y molares del caballo actúan como una unidad funcional denominada "tabla molar", que constituye eficaces superficies trituradoras.

Ilustración esquemática de la situación de las  diferentes piezas dentarias

Foto del interior de la cavidad oral de un caballo .

   A causa de la domesticación, los caballos a menudo no desgastan correctamente las piezas dentales, con lo que,  con el tiempo, se van perfilando piezas dentarias irregulares que limitan los movimientos mandibulares,  afectando a  la capacidad de masticación , y a la biomecánica del cuello y dorso del caballo. 

La flecha indica un afilado  gancho formado por el desgaste irregular de las piezas dentarias, estas estructuras anómalas, limitan el movimiento de la mandíbula, e interfieren con la  embocadura

 La mismas tablas molares una vez reducidos los  afilado ganchos, 

   Los incisivos también se pueden desgastar irregularmente provocando desplazamiento de la mandíbula hacia un lado , lo que crea tensión en la articulación de la cabeza (Articulación temporo-mandibular). Esta tensión provoca importantes problemas crónicos en  el cuello y dorso del caballo, reflejándose a menudo como asimetrías en el desplazamiento del caballo y en la incurvación a un lado y a otro

Incisivos en diagonal y descentrados, estos animales suelen incurvarse mejor hacia el lado al que se desplaza la mandíbula inferior

Los mismos incisivos una vez corregidos. Ahora están alineados horizontalmente y centrados. Esta corrección ayuda a que los caballos se incurven de forma más simétrica a ambos lados

 

3.  Porque los actuales criterios de selección genética priorizan factores estéticos y rendimiento deportivo, por encima de los criterios  de rusticidad que la selección natural premiaba, tales como buenos dientes y buenos cascos.

     En la vida salvaje, los caballos con problemas masticatorios estaban mas delgados y eran en general menos fuertes, por lo que eran los primeros en sucumbir a manos de los depredadores  y no tenían descendientes, con lo que este tipo de defectos no pasaban a la siguiente generación.

   En la actualidad , y de forma mas marcada desde la generalización  del uso  la inseminación  artificial, son los caballos bonitos, y  con buenas aptitudes deportivas  los que tienen descendencia, sin prestar atención prioritaria a la calidad de sus cascos y de sus dientes .

 

 

4.  Además, no están naturalmente diseñados para llevar una embocadura.

    Los bordes exteriores de los dientes molares superiores  tienen unos afilados relieves que llamamos “puntas”. La embocadura, la muserola y el cierra-bocas presionan la mucosa bucal contra estas puntas, causando dolorosas heridas que muy comúnmente encontramos en la boca del caballo.

zona de presión
zona de presión

La presión de la embocadura (flechas amarillas) contra las afiladas puntas (flechas azules) provocan heridas en la mucosa bucal (flechas rojas)

 

     Los "dientes de lobo" a menudo interfieren también con la embocadura

    Los dientes de lobo son pequeñas estructuras dentarias vestigiales, sin ninguna función en la actualidad, que a menudo  crean problemas porque están situados en las barras, el espacio en el que se coloca y se mueve la embocadura dentro de la boca del caballo. 

Los dientes de lobo (flechas verdes) se sitúan justo delante de los primeros premolares. Ver también el esquema de la cabeza del caballo  más arriba para localizar mejor los dientes de lobo.